Capítulo 1- Antecedentes y contexto del cambio climático en Guatemala

0
278

thumbnail of 1RepCCGuaCap1

Resumen

Los cambios en las variables climáticas a nivel mundial han sido muy drásticos en los últimos 100 años, especialmente en lo que respecta al aumento de la temperatura de la tierra. Una de las consecuencias más evidentes de estos cambios en el clima de nuestro país es la creciente dificultad de predecir el inicio y finalización de la época lluviosa, debido a los cambios en la distribución y cantidad de la precipitación. Los productores en condición de subsistencia e infrasubsistencia son los más afectados porque dependen de la lluvia para irrigar sus cultivos. Por lo tanto, cuando las lluvias son escasas, se pone en riesgo la seguridad alimentaria a nivel nacional.

Existen evidencias científicas de que los cambios en el clima han sido ocasionados por el exceso de gases de efecto invernadero (GEI) provenientes de la quema de combustibles fósiles, así como de la ganadería y el desmedido uso de fertilizantes para la agricultura. El exceso de GEI puede ser atribuido directamente al ser humano, lo que ha generado un cambio climático antropogénico. Para enfrentar esta problemática, Guatemala está adscrita a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que se ha propuesto la estabilización del aumento en la temperatura a no más de 1.5 °C para finales de siglo.

Durante la Conferencia de las Partes de París se acordó que todos los países que forman parte de la Convención están obligados a mitigar sus GEI, incluyendo a los países en vías de desarrollo. Para responder a los compromisos que ha adquirido en esta convención, Guatemala cuenta con la Ley Marco sobre Cambio Climático, el Plan de Acción Nacional sobre Cambio Climático, las dos comunicaciones nacionales sobre cambio climático, el Sistema Nacional de Información sobre Cambio Climático y ha fortalecido la institucionalidad a través del Consejo Nacional sobre Cambio Climático. El Sistema Guatemalteco de Ciencias de Cambio Climático también contribuye como una iniciativa de la sociedad civil.

Para estar preparados y adaptados ante los efectos negativos del cambio climático, es importante saber predecir el comportamiento del clima en el futuro. Por lo tanto, se debe contar con una línea base de información climática de al menos 30 años. En ese sentido, se han hecho recientes esfuerzos para recopilar datos históricos de precipitación y temperatura de la red de estaciones meteorológicas a cargo del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología de Guatemala; así como de la Asociación Nacional del Café y del Instituto Privado de Investigación sobre Cambio Climático, entre otras instituciones. A través de este esfuerzo ha sido posible la generación de modelos climáticos utilizando datos locales y, por lo tanto, información más certera para nuestro país. Sin embargo, hace falta fortalecer la red de estaciones a nivel nacional y mejorar el registro y análisis de datos meteorológicos de fuentes de gobierno y de otros sectores en forma conjunta. Así, se podrá continuar generando información que alimente los modelos climáticos para que la evaluación de escenarios futuros sea más adecuada y se puedan establecer necesidades de adaptación en todos los sectores del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.